Make your own free website on Tripod.com

Una explosión de publicaciones

Para entender el momento que está pasando el cómic uruguayo, es necesario trasladarnos como mínimo hasta el año 1998. Hasta ese momento, sólo algunos privilegidos compatriotas tenían ocasión de publicar sus trabajos, lo que generalmente ocurría fuera de fronteras, caso de Ángel Umpiérrez, Eduardo Barreto o Richard Bennet, entre otros. En el área local, encontrábamos a Enrique Ardito, que desde hace más de diez años colabora con tres tiras para La República, o bien ejemplos aislados aparecidos en revistas. De hecho, no existía ninguna publicación regular dedicada al cómic nacional. Atrás habían quedado experiencias como "Rem", "Quetzal", "Vieja al agua" "Medio Tanque" o "Vagón". Los concursos de comics organizados por el Inju habían demostrado que existía un buen plantel de jóvenes creadores, que pese a sus muchas condiciones, no encontraban espacios para expresarse. El problema era el mismo de siempre : los costos de publicación. Para editar una revista rentable se hace necesario lanzar grandes tirajes, a los efectos de abaratar los costos, pero por otro lado, el mercado no puede absorver más que pequeños volúmenes. Las soluciones se encaminaron por dos vías distintas : editar fanzines en fotocopias, o tener la enorme suerte de encontrar imprentas que trabajaran a costos razonables y estuviesen dispuestas a lanzar ediciones menores a los quinientos ejemplares. Otro tema que no podemos pasar por alto, y que resultó importantísimo para explicar el repunte del comic nacional es el que se refiere a la distribución. Ningún comercio de revistas o libros compra este material, a menos que se deje en carácter de consignación. Y aquí bien el problema, porque generalmente, ninguno de estos lugares recibe mercadería con menos del 45 o 50% de descuento, lo que hace inviable cualquier proyecto. Por fortuna, comenzaron a aparecer locales de venta dispuestos a aceptar un 30%, demostrando con este simple hecho, un apoyo tácito a las iniciativas uruguayas. Estos mismos reductos, que progresivamente comenzaron a traer más y más comics del exterior, sirvieron también para incentivar a nuestros dibujantes y guionistas, a la vez que funcionar como puntos de encuentro para los mismos.

 

AÑO 1998 AÑO 1999 AÑO 2000

 

[VOLVER]