Make your own free website on Tripod.com

MUSEO INTERNACIONAL DE LA CARICATURA Y DEL HUMORISMO EN EL ARTE

 

Iniciado por el médico, pintor y caricaturista italiano Luigi Mari (1907-1974), quién también fue fundador de la  "Biennale Internazionale dell'Umorismo nell'Arte" (desde 1961 es una de las más prestigiosas citas con las artes del humorismo mundial), el Museo della Caricatura, primera institución cultural del género en Italia, está reconocido   universalmente como un referente fundamental por los artistas, los críticos, los estudiosos y todos los apasionados del sector.Ubicado inicialmente en el noble palacio Parisani Bezzi (sede del histórico tratado de paz entre la Santa Sede y Napoleon Bonaparte), el Museo fue inaugurado el 6 de setiembre de 1970, para quedar después situado, en 1993, en el monumental Palazzo Sangallo, al centro de la ciudad de Tolentino (provincia de Macerata). El Museo conserva actualmente más de 3.000 obras originales (impresos, grabados, dibujos, pinturas, esculturas) de los más célebres maestros de la Caricatura y del Humorismo de todos los tiempos y países Después del reciente trabajo de restauración y con la sistematización orgánica de los diarios, libros y documentos de época, el Museo está en grado de ofrecer al visitante el más amplio y completo panorama del arte del humorismo mundial. El ordenamiento de las salas espositivas, - que desarrolla la historia de la Caricatura, desde los orígenes hasta nuestros días- ha sido realizado de modo de realizar un paseo estimulante, singular, curioso, de máximo interés y de sugestivo divertimento cultural.

El museo hospeda obras de: Altan, Ardito, Attalo, Barbara, Bartoli, Bartolomei, Bellesi, Belli, Beni, Bisi, Bompard, Borgese, Born, Bosch, Bovarini, Bruegel, Bruna, Caffè, Camerini, Capparuccini, Cattoni, Cavallo, Cemak, Chiappelli, Ciarletta, Ciommei, Ciosu, Clericetti, Cussino, Daumier, De Angelis, De Seta, De Simoni, Domes, Dorè, Dragostinov, Dudovich, Engstrom, Fazlic, Fellini, Folon, Forain, Forattini, Fremura, Gabellini, Galantara, Garretto, Gavarni, Giarratana, Gillray, Girus, Giuliano, Golia, Grandville, Grosz, Guareschi, Guasta, Guidobaldi, Gulbransson, Hess, Hogart, Interlenghi, Ippoliti, Isidori, Jacovitti, Jagodic, Javad, Kajan, Kanerva, Klas, Keller, Kosobukin, Kudin, Leale, Levine, Li Muli, Longanesi, Loup, Maccari, Maffiotti, Manca, Maneglia, Marcorelli, Mari, Mastrojanni, Melanton, Migliorati, Molino, Mordillo, Morini, Mosca, Novello, Ohmura, Olivieri, Onorato, Palizi, Pannaggi, Pericoli, Peynet, Pismetrovic, Pompei, Pullini, Rowlandson, Russo, Sacchetti, Scalarini, Scarpelli, Searle, Sempè, Serre, Sliva, Steinberg, Stella, Sto, Taru, Teja, Tetsu, Tim, Tirelli, Topor, Trilussa, Trojano, Tublek, Vergari, Vidris, Vighi, Virgi, Wakao, Wolinski, Za, Zabranski, Zac, Zlatkowski.

SALA HISTORICA

En la "Sala Storica" están ubicadas obras de extraordinario valor artístico de los más grandes Maestros de la Caricatura de los últimos dos siglos.: Galantara, Scarpelli, Scalarini, Pannaggi, Novello, Longanesi, Caffè, Borgese, Maccari... Se destacan, en particular, la formidable caricatura de Sacchetti, una refinadísimaa témpera de Dudovich y la vigorosa escultura de Tirelli. De absoluto interés está la vasta colección de los más famosos y difusos diarios satirico-humorísticos de la época: desde el  rarísimo primer número de "L'Arlecchino" (1859) al "Pasquino" de 1870 (con caricaturas de Casimiro Teja), a los franceses "Le Rire" y "La vie parisienne", a los ingleses "Punch", al alemán "Simplicissimus"...

SALA DE LA CARICATURA
Con un efecto espectacular, la
Sala della Caricatura está íntegramente dedicada a los retratos de los Uomini Illustri,cuyas personalidades diversamente interpretadas por los máximos Caricaturistas del mundo, emerge aún más viva, a través de las "cómicas" trasfiguraciones. De particular reIieve se destacan las caricaturas de Levine; la galería de personajes de Ardito, Beni, Forattini, Searle; el tierno Ingrassia (que fue el  Zio Matto en ''Amarcord") dibujado por Fellini; el mismo Fellini visto por su amigo y maestro Nino Za. Pero el sector seguramente más fascinante es el reservado a la escultura, donde la admirable estatuilla de Gabellini y de Morini, y de muchos otros, alcanzan el nivel del "capolavoro".

SALA DEL HUMORISMO

La Sala Umorismo ofrece un    amplio panorama de la producción humorística mundial ,que permite,entre los otros, una confrontación  immediata entre las diferentes "scuole" internacionales . Por la  heterogeneidad de tecnicas y de contenidosi, las obras invitan a una estimulante "lettura", y entre los innumerables ejemplosi que se pueden dar, sugerimos: las gustosísimas viñetas de De Simoni, Lassalvy, Tetsu, Tubek, Wolinski; las estupendas planchas de Born; las elegantes composiciones gráficas de Folon, Gilles, Migliorati y de las más recientes "adquisiciones" Kosobukin, Kudin, Ohmura, Zlatkowski, derivados de la Biennale Internazionale dell'Umorismo nell'Arte, de la cual el Museo della Caricatura es el "hijo" natural.

 

EL ARTE DE LA CARICATURA

Los orígenes de la Caricatura, como muchas expresiones artísticas del hombre,son antiquísimos. A parte de algunos graffiti prehistóricos y otras pinturas vagamente "humorísticas" que se remontan a unos  40.000 años, la obra que es considerada como el verdadero comienzo de la Caricatura es el famoso Concierto de los animales, pintado sobre un papiro conservado en el l Museo Egizio de Torino. Frescos y dibujos de evidente contenido satírico están muy difusos en el período del arte griego (sobretodo en la decoración de los vasos) y romano, hasta llegar a los manuscritos y a las numerosas miniaturas grotescas del Medioevo y,más tarde, a las grandes escenas pintadas por el Bosco, Holbein y Bruegel. La caricatura moderna nace en el Cinquecento con Leonardo, autor de famosos rostros "caricaturizados", y con Annibale y Agostino Carracci, difundiéndose bien rápido en toda Europa y asumiendo forma y contenido de auténtico Arte. Obras de arte son en efecto considerados los bellísimos dibujos "cómicos" de Gian Lorenzo Bernini, los disfrutables Balli di Callot, la espetacular alegoría de Grandville, hasta los extraordinarios Caprichos de Goya, pasando por Hogart, Gillray, Rowlandson y muchos otros. En tiempos más cercanos a nosotros la Caricatura se convierte en un "género" preciso, orientando su temática a la política, a la vida social, a las costusmbres. Para la genialidad de los Artistas y gracias a la formidable difusión de los diarios satíricos, el Ottocento ha sido definido "El siglo de la Caricatura": Gavarni, Forain, Teja están entre los mayores talentos de este período, pero el más grande de todos, también hoy reconocido como insuperable maestro de la Caricatura y de la Satira moderna, es el francés Honorè Daumier. También la Caricatura del Novecento - ubicada en la primera mitad del siglo- tiene particularmente muchas personalidades de relieve, y el elenco de los grandes Maestros resultaría demasiado largo de ennumerar. Sin contar con el advenimiento del Comic en 1895, el género cómico y humorístico se ha dilatado extraordinariamente.Pero cómo resistir - aún a riesgo de ser parciales-no citar al menos a Gulbransson, Galantara, Scalarini, Scarpelli, Grosz, Dudovic, Attalo, Maccari, Za, Searle, Levine, Steinberg ? La historia de la Caricatura, igual que la historia del Hombre...

...Continuará  [VOLVER]